Publicidad

miércoles, agosto 06, 2014

La Línea Maginot, el inexpugnable fiasco militar francés

Línea Maginot
Las chapuzas militares son algo de lo cual no se ha salvado ningún ejército ni país del mundo por muy avanzado que sea ni por mucho presupuesto que haya invertido en ningún momento de la Historia. En esto, los españoles tenemos un máster, (Batalla de Algeciras, submarino de Peral, guerra de Cuba, de Filipinas, barcos comidos por las termitas...) pero nuestros vecinos galos no se quedan atrás e incluso se llevan el "cum laude" con la construcción de la mayor fortificación militar en tiempos modernos que ha existido a nivel mundial: la Línea Maginot. ¿El problema? Que cuando tuvo que entrar en funcionamiento acabó siendo más inútil que un timbre en un nicho.

Extensión de la Línea Maginot
Una vez acabada la Primera Guerra Mundial, Francia, con el Ministro de la Guerra, André Maginot, a la cabeza, decidió que se construiría todo un conjunto de fortificaciones a lo largo de la frontera francesa de cara a evitar la repetición de una invasión del país por una fuerza extranjera. En un primer momento, el ascenso del fascismo de Mussolini en Italia, hizo centrarse en la frontera italiana, pero la posterior llegada al poder de Hitler en Alemania, hizo que el gobierno francés se focalizara también en la extensa frontera alemana.

André Maginot
Los trabajos, que con el beneplácito de una comisión liderada por el héroe de guerra Mariscal Petáin se extendieron desde 1928 hasta 1940, dieron lugar a toda una serie de inexpugnables fortificaciones construidas con gruesos muros de cemento armado y blindajes de acero que, conectadas subterráneamente las unas con las otras, albergaban tropas y piezas de artillería que defenderían con total seguridad la frontera francesa de cualquier intrusión de un ejército enemigo. No obstante no todo el mundo estaba a favor de estas moles defensivas.

Interior de una fortificación
Charles de Gaulle, que en 1930 tenía 40 años, pensaba que en vez de gastarse los 5000 millones de francos que costó la línea defensiva Maginot, lo que se tenía que hacer era invertir en nuevas tecnologías, en blindados y fuerzas aéreas, sin embargo su opinión se la pasaron por el arco del triunfo. Mayormente porque el septuagenario de avanzada década que era el Mariscal Petáin consideraba que esta era la mejor estrategia e hizo valer su monumental popularidad para tirar adelante el proyecto. Los acontecimientos acabarían por dar la razón a De Gaulle.

Torretas giratorias
Al contrario de los anquilosados y gerontocráticos jefes del ejército francés, la Alemania Nazi hizo del I+D militar su caballo de batalla. Todo lo que era mejorable se mejoraba y recibía fondos a mansalva, y toda posibilidad de obtener una ventaja tecnológica se investigaba y experimentaba, cosa que los abueletes anclados en la trinchera de la Primera Guerra Mundial que eran los capitostes militares galos, no llegaban ni a oler... hasta el 10 de mayo de 1940.

La Blitzkrieg descolocó a los galos
Ese día, sin previa declaración de guerra, el ejército alemán invade Holanda, Bélgica y Luxemburgo en lo que se dio a llamar la Guerra Relámpago (la conocida Blitzkrieg), atravesando territorio belga y luxemburgués y encarando las débiles defensas de la Línea Maginot en la zona de las Ardenas. Los franceses consideraban que la suma del ejército belga, las suyas y el contingente inglés sería suficiente, pero no se esperaban el brutal avance alemán que hizo rendir al ejército belga en 18 días.
No fueron resistencia
Los militares franceses habían dejado sin demasiada vigilancia esta zona fronteriza con Bélgica, confiando en la dificultad orográfica y en los espesos bosques la tarea de parar un posible avance alemán. Los alemanes, sabiendo este punto de debilidad atravesaron las lineas defensivas francesas el día 12 de mayo, y aunque los fuertes existentes presentaron batalla, semejante alud bélico alemán hizo entrar en pánico al Estado Mayor francés que no dio una a derechas.

¿Inexpugnable?
En esta caótica situación, los contingentes franceses ubicados en la Línea Maginot se encontraron o aislados o sin avituallamiento y sin apoyo aéreo, de tal forma que, a base de batallones de asalto, los alemanes acabaron con la resistencia de los fuertes y casamatas que resistían, las cuales se convirtieron en auténticas ratoneras: los alemanes atacaban con explosivos las aspilleras y las tomas de aire de los búnqueres, matando a sus guarniciones por asfixia.

Mariscal Philippe Pétain
En definitiva, un ejército aliado en desbandada, los alemanes atacando con guerra aérea y avanzando con sus tanques a una velocidad endiablada, hicieron que la mayor línea defensiva de la historia moderna cayera desde Suiza al Atlántico en menos de un mes. Los arcaicos métodos de guerra de los jefes franceses (Pétain había nacido en 1856, por ejemplo), que aún estaban mentalmente en la guerra de trincheras de la Gran Guerra, chocaron de bruces con la modernísima maquinaria de guerra alemana, anulando toda la posible resistencia y haciendo que Francia cayera en manos de Hitler hasta 1944.

Lo que viene a ser todo un exitazo, vamos.


Fortificación en Rimplas en la frontera italiana


Webgrafía

12 comentarios:

Petrus dijo...

Mas o menos como el "Cinturón de hierro" que defendía Bilbao en la guerra civil, pero a lo bestia. Una chapuza con la consiguiente masacre.
Excelente artículo.

pepe dijo...

bueno tengo entendido que le cinturon de hierro cayo, tal vez solo mas rapido, porque el principal arquitecto se paso al bando nacional y expuso los puntos debiles.

Anónimo dijo...

Buen artículo aunque ya lo conocía. Hay que decir que el tiempo suele permitir ver las cosas con más perspectiva e incluso en algunos casos cambiarlas... ¿Qué nación contribuyó más a la derrota de los Nazis en 1945?

Joan a.k.a. Shrike dijo...

Este comentario lo he posteado previamente en Meneame:

El problema de la Línea Maginot no fue tanto su concepción si no fruto del desbarajuste existente entre los Gobiernos de Luxemburgo, Bélgica, Holanda y el Gran Cuartel General Aliado comandado por Gamelin antes de mayo de 1940 quién se vio, casi sin comerlo ni beberlo, con el culo al aire por parte de los Gobiernos de esos tres países, pues cada uno procedió a su aire y se negaron a coordinarse entre sí.

Por ejemplo, el Gobierno del Gran Ducado de Luxemburgo, en vez de proceder a hacer preparativos para volar los puentes y carreteras que atravesaban el país, en cambio se limitó a disponer de algunos bloques de hormigón sobre las principales carreteras. Cuando el PzG "Kleist" atravesó la frontera durante la mañana del 10 de mayo de 1945, en vez de encontrar los puentes volados se encontró dichos bloques de hormigón que, diligentemente, la policía luxemberguesa había puesto para bloquear el avance enemigo. Los alemanes apenas tardaron una hora en quitar esos bloques de hormigón y proceder tranquilamente con su avance.

En cuanto al caso belga, éste resultó especialmente sangrante. Durante la década de 1930 se creó la División de Chasseurs Ardennais, cuya única misión, previo acuerdo con Gamelin en 1938, debía ser defender a toda costa las estrechas carreteras que atraviesan dicha región y volar los puentes que salvaban los riachuelos. Como nos indica el caso de cuatro años y medio más tarde (Op. Wacht am Rhein, Dic. 1944), pequeños destacamentos bien dispuestos y decididos a combatir podrían haber bloqueado el avance de las columnas acorazadas alemanas durante 12 o 24 decisivas horas, otorgando así quizás un valioso margen de tiempo al GHQ Interaliado para reaccionar.

Pero, ¿qué ocurrió en realidad? Pues que el Estado Mayor belga, por indicación del Ministerio de Defensa belga, decidió desplazar al grueso de la División de Chasseurs Ardennais más al norte para reforzar las defensas de Lieja - pues los holandeses, a su vez, habían decidido no disponer apenas fuerzas en el saliente de Maastricht-, dejando sólo un par de batallones para defender la región. Pero lo más grave no fue eso, si no que se tomaron la molestia de avisar a los franceses quienes el 10 de mayo procedieron según lo acordado años más tarde, enviando sólo algunos regimientos de caballería para reforzar las inexistentes defensas belgas, encontrándose por sorpresa inmersos en una batalla de encuentro con los alemanes en vez de reforzar las posiciones defensivas belgas

Anónimo dijo...

A mayores de lo que dice Shrike, la mentalidad del capitostazgo francés era de Quinta Columna total. Preferían una Francia invadida por los nazis (con los que más o menos simpatizaban) a una Francia roja. El efecto real de la II GM fue el factor comunista, en la mayoría de los países que no querían verse arrastrados al conflicto predominaban en sus fuerzas de derechas personas de esta mentalidad: mejor ocupados por Alemania que en las garras del comunismo. Incluso el Reino Unido (y EEUU) tenía un fuerte sector interno que simpatizaba abiertamente con los nazis.

Por tanto, el apostar por estas vías es llover sobre mojado. Consciente o inconscientemente, no buscaban el enfrentamiento con Alemania (de hecho, la línea Maginot intenta ser un poder disuasorio, como el poder nuclear, evidentemente no es ofensiva), porque en realidad todos esperaban que la Alemania nazi machacase a la URSS. Supongo que los pactos Hitler-Stalin y la ocupación de Francia debió dejarlos pelín desconcertados, pero desde luego no tuvieron muchos problemas en colaborar con los nazis bajo su ocupación. Pétain el primero.

Esto también se refleja en el factor militar más decisivo de toda la II GM: el reventamiento de la Enigma y toda la criptografía nazi. Los franceses consideraon que la Enigma era irrompible y ni siquiera lo intentaron (también pese a las protestas de quienes opinaban lo contrario), los británicos no sólo no creían tal cosa ni querían creerla, sino que acabaron rompiéndola (Bletchley Park), ciertamente con la ayuda polaca de Rejewski.

La primera batalla que se pierde con el enemigo es la ideológica. Todo lo demás viene dado.

Anónimo dijo...

Para chapuza la linea Gutierrez, quince bunkers en Guipúzcoa hechos por Franco para parar a los nazis por si decidían invadir España. Para mear y no echar gota

Anónimo dijo...

El cinturón de hierro cayó porque Oriol vendió los planos a los nacionales...sí, sí..ese mismo que diseño el talgo....

Anónimo dijo...

..."sin previa declaración de guerra". No fue Alemania quien declaró la guerra a Francia, fue Francia y el Imperio Británico quienes declararon la guerra a Alemania, al invadir ésta Polonia, conjuntamente con la Unión soviética, pera recuperar los territorios perdidos en Prusia Oriental por el tratado de Versalles. Curiosamente, ni Francia ni Inglaterra declararon la guerra a la URSS, que junto con Alemania invadieron y se repartieron Polonia.

Petrus dijo...

Cierto que el arquitecto del "Cinturón de Hierro" se pasó al enemigo. Pero parece ser que la línea tenía zonas deliberadamente débiles.
No lo digo yo, sino los ancianos del lugar, y soy de un pueblo cercano a Bilbao y es una historia no escrita pero que la he oído desde siempre.

Petrus dijo...

En la Wikipedia lo explican bastante bién.
Sólo teneis que buscar "Cinturón de Hierro de Bilbao"

Ignacio Agulló dijo...

El artículo es interesante, pero contiene un error garrafal: "encarando las débiles defensas de la Línea Maginot en la zona de las Ardenas". Error. La línea Maginot no existía en esa zona. Se limitaba a la frontera franco-germana. Los alemanes que perforaron el débilmente defendido frente de las Ardenas lo hicieron desde Bélgica.

Anónimo dijo...

Es más sencillo que eso: los franceses construyeron sus fortificaciones a lo largo de la frontera con Alemania. Los alemanes no atacaron frontalmente esta línea sino que decidieron rodearla entrando en Francia por donde no existía, aunque para ello tuviesen que invadir países neutrales. Carecían de todo escrúpulo.

Buen comentario el de un "anónimo": Gran Bretaña y Francia declararon la guerra a Alemania porque Alemania invadió Polonia. Cuando los polacos luchaban por conservar su libertad, dos semanas después de la invasión nazi, la URSS los apuñaló por la espalda invadiendo a su vez Polonia por el Este. En este caso no hubo declaración de guerra contra el nuevo invasor.